Un texto incoherente y falto de virtuosismo sobre el sentido de mi vida

Desde hace mucho tiempo me pregunto el sentido de la vida. No como un tema general y filosófico que afecta a la humanidad toda, sino como una cuestión muy mía. ¿Cuál es el sentido de mi vida?. Esta pregunta tiene una razón. Si tengo que describirme, calificarme, contarle a los demás que hago de mi vida, a que me dedico, no tengo nada que decir. Si, hace muchos años estudie una carrera universitaria que a duras penas ejercí y después me dedique a hacer mil cosas distintas sin profundizar en absolutamente nada. Sin dudas hubo un gran quiebre cuando me di cuenta que mi vocación no estaba ligada a la carrera universitaria que había elegido. Al mismo tiempo  me di cuenta que no había ninguna otra que pudiera cubrir ese vacío. Porque toda esa necesidad de expandirme iba mas allá de una profesión. Mi inquietud era otra: alejarme de la rutina que nos aleja de la priorización de lo importante y buscar siempre y sobre todas las cosas la libertad y la felicidad. Pero ¿libre de quien?¿de qué?. Libre de mi, libre de mis propias presiones y de todas mis contradicciones. Intuí entonces que el sentido era algo mucho más abstracto y que en mi caso no podía ligarlo a una actividad en particular.

Opté entonces por cambiar mi estilo de vida sin escuchar lo que debiera ser. Creyendo que no hay un solo camino para transitar la vida. Entonces empecé escuchar la otra campana: haz lo que te haga feliz. Uno piensa que aferrándose a eso, se acaban todos los problemas y entonces me pregunté ¿Qué te gusta?. Y me contesté: se que me gusta escribir. Se que me gusta la música. Se que me gusta cocinar, sacar fotos, aprender a hacer cosas con las manos. Y también me di cuenta que no soy virtuosa en absolutamente NADA.

Sigo aun proyectando en mi misma todas esas cosas que me hubiera gustado ser y no soy. Sigo encontrando todo aquello en los demás pero no en mi misma. Incluso cuando a los ojos de otros sea lo que ellos quieran ser. Entonces ¿Quién soy?¿Cuál es mi verdadera búsqueda?¿Cuál es ese sentido irrefutable de mi propia vida?.

Éste pequeño espacio (mi blog) es un gran ejemplo. Este pequeño lugar que nunca termina de despegar a mis propios ojos. Porque “podría venderlo mejor” “tener una masa de seguidores mayor que me permita generar ingresos de alguna manera mientras viajo”. Porque en definitiva “estoy haciendo lo que me gusta y que mejor que ganar dinero haciendo lo que me gusta”.

Sin embargo tengo esta extraña sensación de que éste es el ultimo lugar que queda virgen de mis ganas y mi humor. Como si fuera el único lugar en el que puedo hacer las cosas como quiero y decir lo que quiero sin obligarme a hacerlo con una frecuencia determinada. Este es uno de los pocos espacios en donde ese sentido cobra sentido. Y ese sentido va más allá de escribir en si mismo. Porque escribir es solo una herramienta que -mas o menos se usar- y que intuyo me conecta con eso mas abstracto que me cuesta descifrar.

Quizás me sucede que son tantas las cosas que me gustan hacer que me cuesta horrores dedicarle tiempo a solo una . Por ello me encuentro a veces tan llena de todo y tan perdida. En algún lado leí que para ser bueno en algo hay que ser tenaz y persistente, hay que tener conducta y practicar la técnica. Y yo, pensaba que es cierto, que hay poco que se logre sin conducta y persistencia.

A mi me pasa. A veces algo me sale bien pero no puedo repetirlo nuevamente. Y yo sin conducta ni persistencia a veces agarro la guitarra y toco alguna canción fácil aunque nunca sabré tocar la guitarra. O dibujo algo aunque nunca sabré dibujar. O saco fotos aunque en el fondo no sepa incluso muchos secretos de fotografía. Estoy segura que el sentido en mi caso no está ligado a ninguna actividad en particular.

Cuando me encuentro en procesos de cambio, que hace varios años son bastante frecuentes siempre me hago la misma pregunta. ¿Cuál es el sentido de TU vida? Como si con esa sencilla pregunta quisiera comprometerme solo con mi mas profundo sentir y nada mas.  Incluso al elegir un nuevo rumbo, se me presenta desafiante. ¿Voy aquí porque me he propuesto recorrer el mundo entero y para ser una gran viajante estoy obligada a conocer cuanto sea posible?. ¿O lo hago porque éste lugar me vibra desde las entrañas?. Lo mismo con cualquier otra actividad: ¿escribo esto como ejercicio espontáneo de expresión?¿o lo hago porque alguien del otro lado estará leyendo?¿o lo hago porque para lograr redactar buenos textos tengo que haber ejercitado lo suficiente?.

A ésta altura espero no me mal interpreten: amo el virtuosismo de quienes lo detentan. Me encanta que haya gente que disfrute de sentarse horas a practicar su arte o habilidad y lo realice apasionadamente. Me transmiten muchísimo y los admiro otro tanto. Es simplemente que yo no soy una de esas personas y en éste texto lleno de ego sólo me encuentro hablando de mí.

Siempre pensé que la vida se vive distinto cuando el ser humano toma real conciencia de su propia muerte

A veces, cuando no me puedo dormir pienso en la muerte e instintivamente se vienen a mi todos los motivos por los que elijo esta vida. No porque tema a la muerte en si misma, sino porque temo que me encuentre llena de arrepentimientos. Yo estoy segura que cualquier ser humano que supiese con certeza que su propia muerte esta cerca no querría nada mas que haberle encontrado ese sentido y haberlo vivido.

Y creo  también que vivir ya es una cosa muy importante. Quizás ese sea el verdadero sentido para mí. Y con vivir me refiero a vivir de verdad. Sin importar demasiado más que poder contemplar un bello atardecer o una caminata por el parque una tarde soleada de otoño. Sin importar demasiado si esto o aquello me salió mal. O si los planes no resultaron o si ayer o si mañana quien sabe que. Quizás el sentido sea haber vivido, haber latido. Tal vez vivir nos demuestre que poco sabemos de la vida. Quizás abrazando ese desconocimiento podremos al fin llenarnos de sentido.

9 Comentarios

  1. Me encantó leer tus reflexiones. Todos tenemos esas preguntas pero no todos nos las planteamos tempranamente, es muy bueno que lo hagas siendo joven y que sigas mirando por detrás de las cortinas para vivir más feliz cada día en lugar de ser como somos la mayoría tan lineales. Bien por vos y seguí palpitando la vida día a día.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *